Cuento nº 1 – La nevada

800px-La_nevada,_Francisco_de_Goya

Cuanta razón tenía el abuelo cuando me dijo:

-¿donde vas con este tiempo zancarrón?

Zancarrón, que bonito. Ya no se dicen esas cosas, zancarrón, avechucho, ababol..

Ahora los milenials dicen «shit». ¿Qué  es shit? Como si fuera complicado decir mierda.

Uf, que me despisto, a lo que iba…

Llevaba muchos días con estrés,  necesitaba desconectar.

Cuando me levanté esa mañana, lo primero que dije fue:

Niños nos vamos al pueblo a ver a los bisabuelos.

Las miradas de estupor fueron tremendas.

-Yo no quiero ir, no hay nadie, no hay ningún amigo mío

-Vamos a ver a los bisabuelos y a descansar.

-Descansa tu. Yo no quiero, que la abuela no me ve y el abuelo dice que no como nada…

-Que sí te ve, ve unas sombras y te lo he dicho muchas veces, cuando seas mayor recordarás con cariño esas manos, que te tocan la cara y el cuerpo y te dice con cariño lo mucho que has crecido

-Pero con el frío que hace – Mira en internet el tiempo que hace.

-Que no que ya verás como no… Ok Google , dime el tiempo en Fuendetodos hoy por favor.

-Nevada copiosa durante todo el día.

Bah, estos de internet no se enteran. Hace frio, pero no va a nevar…

Hacía un frío tremendo y pero aquí lucía un sol espléndido . Cargamos el  coche, como siempre aunque fuera para 3 días, a reventar, como si no hubiera un mañana.

Ya se ve la iglesia, ya estamos y de repente… Pufff..  «shit»,  acabo de reventar una rueda, está empezando a nevar y hace lo menos 15 años que no cambio una rueda.. Revolución en el coche, todos gritándome que porqué habíamos salido de casa, que hace frio, que horror.

El mayor dice que estamos a 200 metros del pueblo y que lo mejor es coger las mantas y bajar en unos minutos, que aparque en esa entrada de un camino  y que ya vendré mañana por la mañana a cambiar la rueda.

Así, tapados con las dos mantas que siempre llevamos en el coche, vamos por la carretera bien apretujados unos contra otros. Esos 5 minutos se hicieron eternos. Un perro perdido de algún cazador, nos miraba con la cola entre las patas, como preguntándose -¿Qué harán estos locos por aquí?.

Al llegar a las escuelas ya no podíamos más. 20 metros, pero ya estábamos. Cuando entramos en casa, allí estaba los abuelos, junto al fuego, él con la boina calada y con esa cara delgada sin inmutarse dijo:

  • ¿Dónde vas con este tiempo, zancarrón??? Y siguió removiendo las migas.

José Antonio Bosque Valero

Una respuesta a “Cuento nº 1 – La nevada

  1. Muy descriptivo y entrañable del airecico de Fuendetodos y de la agudeza de los Faumaos. Animo José Antonio a ver si savamos otro «Pedro Saputo». Y enhorabuen al Grupo por la idea de los Cortos, como decía Baltasar Gracian…LO BUENO SI ES BREVE
    DOS VECES BUENO

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s